2.5.09

CRÓNICA DEL 1 DE MAYO

Cabecera de la manifestación
En el río, un bocata con la UGT (Paco, Mª Jesús, Rosa, Gildo y Voro)
El metro de las 10,35 y llegamos tarde. Cogimos el siguiente. Comentarios sobre el día, risas y a la plaza de San Agustín. El cielo de Valencia se volvió rojo de banderas, a veces con toques amarillos y morados. Y tan rojo era, que empezó a llover para apagar el fuego, pero la lluvia casi no fue lluvia y dejó que el sol nos acompañara al final de la mañana. Comimos en el río con la UGT o en Los Viveros con Comisiones Obreras. Trabajadores y trabajadoras acompañados de sus familias y de gentes de la política. Alcaldes y Alcaldesas (no vimos a Rita, a nuestro Alcalde y Concejales y Concejalas, sí) Diputados y Diputadas, Concejales y Concejalas, el Delegado de Gobierno...
Los nuevos Secretarios Generales de los sindicatos UGT y CC.OO, Conrado Hernández y Francisco Molina, arrancaron aplausos al defender un modelo productivo alejado de los patrones de crecimiento especulativo que han llevado a la Comunidad Valenciana al desastre y a la pérdida de su identidad social, cultural y económica.
En los Viveros, conocimos a la voz de radio Pirenaica. Así se llamaba una radio clandestina, que se decía, emitía desde los Pirineos. La Pirenaica (Radio España Independiente)funcionó desde el 22 de julio de 1941 hasta el 14 de julio de 1977. Era la única emisora española sin censura de Franco... Y durante 36 años cubrió el vacío informativo impuesto por la dictadura franquista. Esa voz pertenecía a una mujer mayor, que sentada en una silla de ruedas, nos deseó que siguieramos trabajando hasta el final de nuestra vida, como ella luchó, desde dónde estuviéramos.
La Pirenaica se despidió de sus oyentes el 14 de julio de 1977, emitiendo desde Madrid la sesión inaugural de las Cortes Constituyentes y con palabras como estas de su último director: "Si nuestra labor ha servido en algo para la reconquista de la democracia, damos por bien empleado el esfuerzo".
Y volvimos a Godella después de admirar la escultura de Alfaro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada