20.6.09

ETA NO

Cuando oía a la viuda de Eduardo Puelles acompañada por sus hijos decir que no les daría el gusto de verla llorar, pensaba cuántas veces antes esta mujer habría imaginado que podían matar a su marido y que la entereza que demostraba en esta situación, no es mayor a la entereza demostrada día a día por esa familia durante tantos años. Ser policía o dedicarse a la política en el País Vasco, sin ser uno de ellos, es signo de valentía y de querer hacer evidente la realidad oculta del País Vasco, la realidad de los demócratas, de los que creen en la libertad de expresión y en los debates cara a cara, en los acuerdos, en los pactos y en la tolerancia.
¡Qué extraño, verdad! ¡Cuántas cosas dicen los muertos! La muerte de Miguel Ángel Blanco escribió en las manos y en los muros un ¡Basta, ya! que ha contribuido a hacer realidad lo imposible: un acuerdo entre el PP y el PSOE y la muerte de Puelles, ayer, sigue gritando lo mismo ¡BASTA YA!
En la puerta del Ayuntamiento de Godella a las 12 de la mañana se ha reunido un grupo de godellenses con el Alcalde, Salvador Soler, que pronunció unas palabras. Nuestra repulsa y la de todos los habitantes de nuestro pueblo, que nuestra voz se oiga alta y clara.
El lehendakari, Patxi López, ha advertido hoy a los terroristas de que "se acabó la impunidad, se acabó la arrogancia de quienes utilizan el argumento del amparo velado de la capucha". López hizo estas manifestaciones en la intervención con la que concluyó la marcha que secundaron miles de personas por las calles de Bilbao, bajo el lema "Por la libertad. ETA no. Askatasuna", para condenar el atentado que ayer acabó con la vida del inspector de la Policía Nacional, Eduardo Puelles.
López apeló a la "contundencia" del Estado de Derecho y a la "fuerza de la Ley" para afirmar que "vamos a seguir ocupando las calles y las plazas de Euskadi, porque son los espacios de los ciudadanos libres y de los demócratas".
"No les vamos a ceder ni un solo milímetro a los propagadores de la violencia, a los silencios cómplices, a los que quieren acabar con nuestros más elementales derechos, a los liberticidas, a los que amparan el asesinato, a las almas cargadas de odio", advirtió.
López ha prometido a "nuestra ertzaintza y a nuestra policía" los medios que necesiten en su lucha contra ETA, "porque queremos que desaparezcan definitivamente de nuestras vidas".
Un gesto ha puesto fin al discurso, lanzando el lehendakari al viento una rosa roja "para que recorra nuestros pueblos y ciudades. Para que despierte las conciencias aún dormidas. "Lanzo al viento de Euskadi su nombre: Eduardo Antonio Puelles García. Asesinado por defender la libertad de Euskadi.... para que sus pétalos nos inunden a todos.
Tras el discurso del lehendakari, Patxi López, la viuda acompañada de sus hijos se ha dirigido a los manifestantes para declarar que “soy la mujer de Eduardo Puelles y me siento muy orgullosa”. Francisca Hernández se ha dirigido a los asesinos de su marido, Eduardo Puelles para advertirles de que “lo único que han conseguido es dejar dos huérfanos y una viuda, no van a conseguir nada más porque hay mucha gente como mi marido y no van a poder con ellos, cada día van a salir más y más”. También señaló que en el país Vasco “se puede vivir muy bien porque hay gente muy decente, muy honrada. Cada uno tiene sus ideas, las defiende hablando y no matando”. Los etarras “son asesinos, no políticos, no son presos políticos, eso es mentira”, ha concluido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada