16.7.09

ISADORA Y LA GUARDIA CIVIL

Bonita imagen la de la clínica Isadora que salió ayer en el País. Isadora Duncan estaría encantada con ese edificio. No están tan encantados con él, ni algunos miembros de la guardia civil, ni el juez Sierra ni la organización Unidos por la Familia, ni el partido católico y ultraderechista Alternativa Española, que este juez admitió como acusación particular.
¿Por qué no están contentos? Pues porque la justicia ha dado un fuerte varapalo a las actuaciones de la Guardia Civil y a las del juez de instrucción José Sierra Fernández y ha tirado por tierra las acusaciones de los antiabortistas.

La Audiencia Provincial de Madrid afirma que el magistrado Sierra no era competente para instruir el procedimiento y que se saltaron la ley los agentes del Seprona que se presentaron en la clínica en Febrero de 2007, para hacer una inspección. Determinaron que se estaban gestionando mal los residuos y decidieron que se estaban practicando abortos ilegales, por lo que inmovilizaron dos contenedores y además, desobedecieron porteriormente la orden del juez García de Dios, que les negó autorización para que se estudiara su contenido.
Obsesionados con el tema, los del Seprona (Servicio de Protección de la Naturaleza de la guardia civil) siguieron adelante. Abren los contenedores y se buscan otro juez, José Sierra, que inicia diligencias previas por si los fetos tenían más tiempo del que contempla la ley. La Consejería de Madrid, siempre tan brillante en temas sanitarios, acusa a la clínica de incumplir la normativa de gestión de residuos organicos.

Y el juez Sierra inició la más estúpida, terrible y anticonstitucional campaña contra las mujeres que habían abortado, enviando a la guardia civil a identificarlas y a veces a sermonearlas.

Analizados los fetos por el Intituto Anatómico Forense no pasaban de las 22 semanas ¡Un escándalo!

Dos años y medio después, les dicen a estos inquisidores de la vida y el cuerpo de las mujeres que se han pasado y que además, no han respetado la ley. Y la ley está, como decía mi padre, para cumplirla. Pero...y esas mujeres ¿Quién repara el daño sufrido?

Descansa Isadora que se va a aprobar la nueva ley del aborto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada