20.11.09

CARROÑEROS

Hay momentos en los que las personas demuestran lo que son, se quitan la máscara y se lanzan en pos de lo que entienden les puede dar un rédito electoral. Y esa manera de hacer política está por encima de cualquier ética. Si los pescadores del Alakrana han vuelto sanos y salvos no parece importarles, si ha habido momentos en los que la pericia negociadora aconsejaba silencio, ha sido necesario imponerlo con la fuerza de la información y sus consecuencias y casi parece que la culpa del secuestro la tenga el gobierno.

Rajoy saca el guante de boxeo como en la viñeta de Vergara y exclama “La gestión de esta crisis antes, durante y después del secuestro ha sido pésima” ¿Qué gestión ha sido pésima, la de negociar, la de conseguir que regresen? Como decía Enric Sopena en el Plural, Mariano Rajoy no tiene ni vergüenza ni memoria.

¡Qué fácil es olvidar! Pero no se trata de contestarle "tu quoque" (tú también) o tú más, para demostrar el error de sus argumentos y bastaría recordarle cómo gestionaron mientras gobernaban en situaciones complicadas y de gravísimas consecuencias para España y los españoles, acumulando errores y mentiras. Y en mi cabeza aparecen algunos hechos que no nombro.

¿Cómo se gestiona un secuestro? Con dificultad y con prudencia. La misma dificultad y prudencia que han tenido otros países que negociaron el secuestro de sus barcos-Francia, Malta, Grecia, Bélgica, Holanda e Italia- ¿Y Alemania? El carguero Hansa Stavanger, liberado en agosto, estuvo cuatro meses secuestrado y Ángela Merkel tampoco utilizó la fuerza ¿Han quedado estos países en una situación de descrédito y desprestigo por ello? Los partidos de la oposición en esos países no han recorrido medios de comunicación para desde el sensacionalismo más populista exigir "que quieren saber qué ha pasado" y además afirmar, "y si alguien ha hecho las cosas muy mal tendremos que decirlo"

El PP, jaleado o coreado por Pedro J, no ha conseguido que el pleno del Congreso censure hoy la gestión del gobierno y sacar adelante una moción, a la que se han sumado el PNV y el BNG, para exigir explicaciones y responsabilidades al Gobierno.

"La capacidad carroñera de la derecha política y mediática constituye una de sus señas de identidad histórica" Lo dice Enric Sopena, cuyo artículo completo podéis leer en el enlace de abajo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada