13.3.10

POR LAS BUENAS O POR LAS MALAS


El pleno del Consell celebrado ayer aprobó un decreto por el que se establece un "régimen transitorio" de una Comisión Permanente de Trabajo, integrada por 19 miembros nombrados directamente por el consejero. Esta decisión supone, en la práctica, la suspensión en sus funciones del actual Consejo Escolar Valenciano, ese órgano en el que participan representantes municipales (entre ellos, nuestro alcalde, Salvador Soler) y de la comunidad educativa, sindicatos y representantes de la Consellería en el que se discuten aspectos educativos y en el que Font de Mora, parece ser, no tiene mayoría.

El Consejo Escolar valenciano a cuyo funeral estamos asistiendo, viene rechazando diferentes propuestas de "mi señor Font de Mora", entre ellas la de su Ley de Autoridad del Profesorado, y la propia composición del yacente Consejo escolar, pues la "inteligente" propuesta de la Consellería disminuiría el número de consejeros, la representación de miembros de la comunidad educativa, que llevan denunciando la política de abandono de la escuela pública con la que el conseller adorna su gestión, amén de su "magnifica" idea de la asignatura de Educación para la Ciudadanía en inglés y añadiría representantes más afines. Vamos que contando, contando le resultaría más favorable que el actual.

Perdidas las batallas en varios frentes, los legales, los institucionales, los sindicales, los consejos escolares y los de la calle, el Conseller ha pasado a la acción y en el más puro "estilo Rusoniano" (no confundir a Rus con Rousseau) el Consell ha aprobado un decreto por el que crea una Comisión Permanente de Trabajo sustitutiva del actual Consejo. La nueva comisión funcionará hasta que se apruebe el decreto legislativo y estará integrada por 19 miembros designados por los respectivos sectores, organismos o instituciones y nombrados por el consejero de Educación. Font de Mora decidirá quiénes formarán parte de esa comisión.

Y si a esto le añadimos que el Gobierno valenciano ayer acordó impulsar un nuevo decreto para los alumnos de Educación Especial que vuelve al viejo modelo de "aulas especiales" en los colegios y promueve otra vez "centros integrados" para los discapacitados...estamos asistiendo impasibles al funeral del Consejo Escolar Valenciano, al de la política de integración de los alumnos y alumnas con discapacidad en centros escolares y al de la Escuela Pública.

Y si lo relacionamos con el escaso apoyo a la cultura, con la censura y con el desprecio a la oposición, podemos tranquilamente expresar que en esta comunidad lo que deciden nuestros gobernantes no necesita consenso, ni dictámenes, ni razones, se impone por las buenas o por las malas.

Y como dice Francisco Ferrer en el Levante hoy, Ganar las elecciones no justifica ninguna acción unilateral o arbitraria. Se trata de profundizar en la democracia. No de ocuparla en solitario

Información El País. Neus Caballer http://tinyurl.com/ylz9q62
Levante. Francisco Ferrer http://tinyurl.com/yz7dchf

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada