4.5.10

LA HUELLA DE LA BOTA. NAZIS EN DENIA

Asador Hotel Palau Verd

Hay en Denia un hotel que se llama Palau Verd por el color de los azulejos que recubren las paredes del edificio antiguo. Es un hermoso lugar en Les Rotes, reformado y amable, que dirige con dedicación Paqui, a la que conozco desde hace tiempo.

Nadie sospecharía que durante años fue el albergue de nazis, que se instalaron en nuestras costas, protegidos por la dictadura. Las historias de esos "señores" recorrían en susurros la Marina, hasta que en los 80 un reportaje de la revista Interviu hizo pública la residencia de un oficial de las S.S. en Denia.

Caminar por Les Rotes fue el recorrido habitual de algunos asesinos nazis. Casi al final de este hermoso paseo hay un conjunto de casas muy particulares, que en los años 90 se alquilaban para pasar las vacaciones, los Bremer's Bungalows. Lo que entonces no sabíamos era que el dueño, Gerd Bremen, también formó parte de la tremenda estructura nazi, y del selecto grupo de oficiales de las Waffen S.S. que acompañaban a HItler. El relato de Josep Sendra en el libro es increíble. En 1979, la banda de Denia tocaba para el benefactor, que les regalaba instrumentos, el día de su cumpleaños y Bremer los recibía vestido con el uniforme nazi. Se dice que Aribert Heim, conocido como el Dr. Muerte, también estuvo en la zona. Otros se instalaron en Málaga, protegidos por el Consul honorario alemán Hans Hoffman.

En 1997 el diario El País encontraba, en el Archivo General del Ministerio de Asuntos Exteriores, un informe de 1945 de los servicios secretos aliados que contenía una “Lista de repatriación” con los nombres de 104 oficiales nazis que vivirían ocultos en España. Después de esa fecha, llegarían unas decenas más.

Nuestro país fue también lugar de paso para que algunos de ellos. Y Denia un puerto perfecto para embarcar hacia otros destinos por todos conocidos, Argentina, Brasil... Odessa, seguía viva en España y contaba con el apoyo de políticos españoles.

De todas estas cosas y muchas más, habla el periodista Joan Cantarero en su libro "La huella de la bota: de los nazis del franquismo a la nueva ultraderecha". Estuve en la presentación del libro en Denia, junto a compañeros y compañeras de la agrupación de Godella. Se hizo el 10 de abril, un sábado de Pascua, en el hotel Palau Verd.

El historiador local Vicent Balaguer, que acompañó a Cantarero en la presentación, explicó "sabrosas" anécdotas de su juventud relacionadas con una "dama" que habitó en esa casa, conocida desde 1951 como Casa Finita (Josefa Gallego) y que llegó a ser jefa de la Falange (Sección Femenina) local. En el acto, que organizó la librería Ex Libris de Denia, habló también el presidente del Movimiento contra la Intolerancia, Esteban Ibarra, que nos ayudó a comprender lo que ya sabíamos. Cómo desde el final de la segunda guerra mundial los nazis se esconden en países amigos y establecen redes que confluyen en la extrema derecha que hoy florece en Europa. Y cómo muchos de ellos se instalaron en España, favoreciendo el desarrollo de esos grupos. Esta es la tesis del libro, resultado de la investigación de Cantarero y cuya difícil gestación explicó el periodista valenciano

Pero para mí fue impactante relacionar tan intensamente Denia,"ese paraíso", con el paraíso del nazismo.

La escritora Clara Sánchez ganó recientemente el premio Nadal con una novela interesante "Lo que esconde tu nombre" que sitúa en Denia, dónde pasó algún tiempo en los 80 y conoció el tema. La protagonista del libro premiado descubre quiénes eran los "adorables ancianos" que había conocido en la playa y lo que escondía el "tratamiento exquisito" que le dispensaban. Desde su publicación, la autora ha recibido amenazas de algunos nazis o de sus descendientes.

Al leer el reportaje de Arturo Ruiz en El País del sábado, que titula el retiro dorado de nazis, sobre la tarde de la presentación del libro de Cantarero, he recordado lo que sentí mientras escuchaba y contemplaba, asombrada y algo furiosa, el asador de la foto-sentada en un cómodo sillón. Un asador, ironía del nazismo, que lució la esvástica de Thule -lo podéis ver en fotos del libro- coronando la estructura de hierro durante algunos años, sin que al parecer, nadie dijera nada.

Sobre el tema, "La España de Franco también fue refugio de los oficiales nazis", un vídeo de Rtve.es , acompaña esta información.
Y todo esto lo contamos, mientras pensamos que ayer fue el Día Mundial de la Libertad de Prensa,
¡Qué hermosa palabra, libertad y qué poco la pronuncian algunos!
Pinchad, como siempre, en los elementos subrayados para saber más.

Buenas noches y ¡atención a la huella de la bota!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada