19.6.10

ADEU, SARAMAGO, ADEU


Se ha muerto Saramago. Se ha callado una voz que siempre estuvo cerca de la justicia, de los que menos tienen, de la reflexión. Una voz lúcida que nos dejo una obra que releer cuando el pensamiento lucha contra la mediocridad, lo fácil, lo engañoso. Se ha muerto Saramago y una parte de nosotros y nosotras sigue con él.

En el blog Otros cuadernos de Saramago dejo una última nota. Pensar, pensar "Creo que en la sociedad actual nos falta filosofía. Filosofía como espacio, como método, como lugar de reflexión, que puede no tener un objetivo concreto como la ciencia que avanza para satisfacer objetivos. Nos falta reflexión, pensar, necesitamos el trabajo de pensar y me parece, que sin ideas, no vamos a ninguna parte".
El Vaticano oportuno, como siempre, le acusa hoy de irreverente y de populista extremista. No le perdonan que humanizara a Jesucristo en aquella novela que determinó su autoexilio a Lanzarote, ni alguna de sus frases "la muerte es la inventora de Dios", ni que en su "Ensayo sobre la ceguera" nos invite a abrir los ojos, a quitarnos las vendas y a mirar la realidad. No le perdonan su compromiso con la ética y su compromiso con la vida.
José Saramago ha muerto. Sus muchos amigos glosan su figura en la prensa de todo el mundo: Luis García Montero, Marco Schwartz, Angeles Mastretta, Baltasar Garzón, Darío Fo, Luis Sépulveda, Carlos Fuentes, José Luis Rodríguez Zapatero...
Todos lloran su muerte. España y Portugal le lloran. Y es que la gente quería a este escritor auténtico, que nunca se escondió, a este hijo de campesinos que alcanzó el Nobel de Literatura.

¡Buen viaje, compañero, y gracias por habernos ayudado durante muchos años a pensar!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada