2.6.10

VALENCIA


M.S. Jardí, en su artículo de El País de hoy, titulado "Entren a matar" habla sobre lo que nos pasa en la Comunidad Valenciana. Esta comunidad nuestra tan propensa a los excesos y a los juegos florales y a veces tan poco comprendida, incluso por nosotros mismos. Esta Comunidad de valencianos y valencianas que se debaten ante el engaño, la manipulación y el miedo, mirando asombrada o risueña cómo hay diputados y senadores del PP capaces de reproducir absurdos y de jalear despropósitos, defendiendo los dislates de Camps. La imagen de la Senyera envolviendo a un cadaver político me da escalofríos, que se convierten en rabia cuando oigo al President, atacar al Código Penal como si fuera un insumiso.

Si consigo serenarme, busco los datos, lo que nos está pasando, lo que nos están haciendo desde que gobierna el PP... Desinformados, aculturizados y expropiados de nuestra tierra, de nuestra cultura y de la lengua, resistimos con dificultad los envites de los "mastuerzos analfabetos", último modelo de los que nos gobiernan. Ellos están generando un arquetipo de ciudadano/a ajeno al pensamiento, a la razón y a la crítica, capaz de aceptar y aplaudir cualquier cosa. Gracias a ellos nuestra cultura va perdiendo territorio y en la prensa de hoy hay dos muestras:

Sobre la lengua "El curso pasado 138.223 alumnos estudiaban en valenciano en la escuela Primaria, pero tan solo 58.626 lograron continuar sus estudios en valenciano en el ciclo de Secundaria. Por tanto, 79.697 alumnos que cursaron Primaria en valenciano no pudieron hacerlo en el nivel superior obligatorio. Los motivos son dispares, pero se resumen en que el centro adscrito no ofrece educación en valenciano o no hay suficientes plazas para atender esta demanda. El resultado es que al final es imposible estudiar en valenciano." Y Escola Valenciana presenta una queja al Síndic de Greuges, pidiéndole que abra una "investigación de oficio" leo en el País

Lo he visto en estos últimos años cuando nuestros hijos e hijas no han podido estudiar en línea en valenciano. O no se daban todas las asignaturas, porque el profesorado que destinaba la Consellería no tenía titulación o a veces no había plazas, porque no las había ¡Qué lejos quedan los tiempos en los que era Conseller Cipriano Ciscar, Andreu López o Joan Romero!

Sobre la música. Y si a esto le añadimos el tema de las Escuelas de Música que configuran otro de los aspectos más hermosos de nuestra tierra. Casinos, Escuelas de música, bandas y orquestas como las de Godella a las que acuden desde niños/as generaciones de valencianos y valencianas, después del trabajo o después de clase. Unas escuelas que han dado profesionales extraordinarios que hoy llevan por el mundo la Senyera, sin necesidad cogerse a ella. Pero el gobierno valenciano castiga estas sociedades, reduciendo aún más su aportación y no me extraña que lo ánimos se caldeen. Leo hoy "La Federación de Sociedades Musicales de la Comunidad Valenciana (FSMCV), que aglutina a 525 instituciones, denunció ayer que con este recorte, del 54%, "el Gobierno valenciano termina de apuntillar el modelo de enseñanza no reglado", ya que supone "un recorte adicional del 30% a la rebaja del 35% ya aprobada por el Consell para 2010".
Y más datos que ya hemos comentado en otras ocasiones. Su modelo no es el nuestro y la corrupción nos repugna. Cada vez somos más los que no podemos aceptar el presente que nos obligan a vivir y queremos cambiarlo.

El artículo de Jardí acaba así: "una legión de diputados y diputadas aplauden a rabiar los argumentos de su líder carismático que en cualquier momento hará mutis por el foro. Mientras la tijera se abre camino entre nóminas, pensiones y recortes, aquí sobrevivimos en estado de insumisión. Eso sí, con fórmula 1, insolvencia mayúscula y nadando en la piscina vacía.¿Estado de excepción o de salud?Después de tanta faena acreditada pueden entrar a matar.
Ellos, como aparece en la viñeta de Fontdevila, están exultantemente tranquilos o ¿sólo lo aparentan?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada