19.5.11

GRANDE ITALIA

Que la izquierda haya vencido en Milán, en Bolonia y arrase en Turin me llena de esperanza. Que Berlusconi no duerma pensando que los comunistas puedan entrar en el gobierno me hace sonreír. Y que los ciudadanos  apoyen "de manera masiva en las urnas a Giuliano Pisapia, candidato del centroizquierda a la alcaldía de Milán durante las elecciones administrativas celebradas entre el domingo y el lunes en 1.310 municipios italianos y 11 provincias", me alegra, me reconforta.

"Il Cavaliere había intentado convertir los comicios locales en un plebiscito que lavara su imagen tras los últimos escándalos sexuales, aunque acabó siendo víctima de su propia estrategia, basada en el ataque sin piedad a la magistratura y la descalificación del adversario". Estrategia que por cierto utiliza exactamente igual el PP valenciano. Que la justicia me acusa, no hay justicia, que los socialistas descubren irregularidades en su forma de gobernar, al juzgado, al juzgado por descubridores, que no viven esclavizados por sus imposiciones, ¡a por ellos! con mentiras, difamando. Y así... van llenando de fango la política.

Pero las urnas son nuestro momento y en eso no coincido con el movimiento 15 de mayo, aunque pueda comprender muchos de sus lamentos y algunos compartirlos. La democracia real pasa por votar y por la participación ciudadana en las decisiones y espero que finalmente pidan el voto responsable. Se puede hacer, lo sabemos. Cuesta consensuar, lo sabemos. Es difícil establecer prioridades, lo sabemos también. Pero si nosotros no votamos, ellos sí que lo harán. Y este país nuestro no puede permitirse cuatro años más de gobierno popular.

Si los medios los apoyan, si los bancos los protegen, si los especuladores se agazapan entre sus redes, debemos votar para que se vayan ya.

¡Grande Italia!, que parecía perdida, berlusconizada, entre oropeles, sandeces y desprecio hacia las mujeres. Machos cacareantes al olor del dinero coreaban al dueño de los medios, que de tanto repetir estupideces, hacía estúpidos a los que le votaban.

Pero empezó a perder en la ópera de Roma en el mes de marzo, cuando se celebraba el 150 aniversario de la creación de Italia, porque  fue golpeado por Verdi en la representación del Nabucco dirigida por Muti. "Nabucco de Verdi es una obra musical y política que evoca el episodio de los Judios de la esclavitud de Babilonia, y la famosa canción " Va pensiero "es el coro  de los esclavos oprimidos. En Italia, esta canción es el símbolo de la búsqueda de la libertad de las personas que en la década de 1840 lucharon contra el imperio de los Habsburgo,  hasta la creación de Italia unificada".

Cuando alguien dijo "Viva Italia" y que se repitiera el Va pensiero, Muti se volvió al público y le pidió  que no callara ante la vergonzosa situación de Italia. Dirigió el bis coreado por todo el teatro. Berlusconi estaba en el palco de honor ¡Emocionante!



Camps pierde cuando alguien le interpela por la calle, Camps pierde cuando no contesta a las preguntas de los periodistas, Camps pierde cuando grita "vamos a arrasar" y sigue con su cantinela en clave nacional para no hablar de lo suyo. Pero "se apoya en el clientelismo y en la anulación de los movimientos sociales opuestos a base de subvenciones a los que son afines" y Blasco de eso sabe. No podemos olvidar que votamos las municipales y las autonómicas, votamos en la Comunidad Valenciana, endeudada hasta las cejas, dirigida por corruptos, abandonada en las manos de vividores y aprovechados a los que les importa un pito la educación, la cultura, los dependientes... Rajoy ayer en el mitin del PP jugó a la pleitesía, en forma de berlusconismo, "esa teoría según la cual lo único importante, al margen de lo que diga la justicia, son las urnas". Pero las urnas empiezan a jugarle una mala pasada a Berlusconi y se vuelven contra él. Y las malas artes y la corrupción pueden hacer lo mismo al PP valenciano.

Estoy convencida de que se puede cambiar la Comunidad Valenciana y dar un voto a la dignidad. Ah! y los socialistas de Godella votamos en la candidatura autonómica a nuestra amiga y compañera, Rosa Barat

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada