26.7.11

NORUEGA LLORA


He visto una foto que no quiero reproducir, porque me niego a dar publicidad desde este humilde blog socialista al asesino de nuestros compañeros y compañeras del norte, de esos jóvenes laboristas que eran la esperanza de los suyos, de su país y de su familia.

La extrema derecha se arma y se reconoce en un objetivo, acabar con lo diferente. Reivindicar las antiguas y terribles consignas de las cruzadas "Dios lo quiere" o la de "Un imperio, una ley, una religión" parecen sustentar actos como el de Noruega. El peligro de consignas excluyentes se hace evidente, vengan de dónde vengan, porque hacen de la sinrazón su lema y hay ideas que matan. Los valores que defendemos los socialistas se oponen radicalmente a estas ideas. Desde la ilustración, pasando por marxismo y más tarde, asentadas las democracias, nuestro pensamiento ha evolucionado y la lucha real se convierte en lucha política. El pensamiento de la extrema derecha forma parte del pasado, es "la prehistoria europea".

Qué decir ahora, qué defender entre tanta tristeza y fanatismos. Ayer se lo decía a mi hija "hay que desconfiar del odio y luchar por la justicia" y nos queda la palabra. Habermas  lo explica muy bien, defiende la comunicación y el entendimiento para posibilitar el cambio social.

La nuestras son consignas de igualdad, solidaridad, derechos y libertades, que a veces son difíciles de llevar absolutamente a la práctica. Son malos tiempos para la lírica socialista. Para la derecha fanática que agrede a un gay por serlo, que odia y escupe veneno somos los responsables de todos los males y para algunos sectores bien distintos y por diferentes cosas, a veces, también somos culpables, por no avanzar lo deseable o por retroceder. Pero seguimos y seguiremos reflexionando y avanzando.

Sobre el peligro de la extrema derecha y sus conexiones internacionales, los avisos se hacen realidad. Vergüenza la de algunos medios, que cuando pensaban que se trataba de islamistas clamaban y después solo mencionan a un loco asesino que actúo solo ¿Solo? El culto asesino dicen, que cita mal a Stuart Mill, olvidando el principio del perjuicio que defendió el filósofo al hablar de la libertad: cada individuo tiene el derecho a actuar de acuerdo a su propia voluntad en tanto que tales acciones no perjudiquen o dañen a otros.

Qué decir de los que alimentan con sus palabras  barbaridades como las de Noruega  y todas las anteriores. Son los responsables y lo son en Noruega y aquí. Y alimentar su odio con un voto es inaceptable.

Pero a pesar de todo eso y por encima de todo eso, esta quería ser una entrada en la que manifestáramos que estamos de luto por los compañeros y compañeras laboristas, por la democracia y por Noruega

El Partido laborista noruego llora y las rosas se alzan en honor a sus muertos, mientras Breivik sonríe  en un coche.
Foto de El País

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada