25.10.11

LA CAVERNA GRITA Y MARIANO RAZONA

La caverna grita y Rajoy razona ¿Por qué será?

Hay un artículo de Escolar en Público, Los ultras atacan al jefe, que etiqueta como estrategias oblicuas y que no me resisto a reproducir, porque me parece genial (me dicen que con Escolar tengo una debilidad, puede ser). Que la caverna esté asustada con el cese de la violencia, que Pedro J se irrite porque no le hacen caso y los medios de la derecha pataleen, que el mundo es cambiante y que en su imparable fluir se lleva por delante muchas cosas, que las causas tienen consecuencias y que las gentes de bien dan un voto a la esperanza y que a pesar de los pesares, con nuestros errores y nuestras dificultades aquí seguimos y apostamos por el futuro, me lleva a mostrar lo que Escolar ha escrito y Vergara acompaña con una viñeta.
¡Va por ustedes!

Habla Mariano Rajoy, al fin sensato: “Lo importante es que ETA ha declarado el cese definitivo de la violencia, eso no ha ocurrido nunca”. “No hay nadie que no se pueda alegrar”. Estoy de acuerdo con lo que Rajoy quiere decir, pero discrepo del sentido literal de su frase. Por supuesto que los hay que no se alegran. En su propio partido, sin ir más lejos: Aguirre, Iturgaiz, Aznar, Mayor Oreja… O en su entorno mediático, en casi todos los diarios de la derecha, que están intentando forzar a Rajoy para que regrese al búnker y así poder gritar, juntos de nuevo, que Zapatero “traiciona a los muertos” y ha puesto a España “de rodillas ante ETA”.

Un ejemplo de esta campaña contra Rajoy: una encuesta en la web de El Mundo. Atentos a la pregunta, objetiva como pocas: “¿Cree usted necesario que UPyD tenga un gran resultado electoral el 20-N como contrapeso a la política antiterrorista de PSOE y PP?”. Un aplauso para Pedro J. Ramírez, que acaba de inventar un nuevo género de opinión, la encuesta editorializante. Ya puestos, le sugiero otra pregunta: ¿Cree usted necesario que el PP pierda la mayoría absoluta por desobedecer a Pedro J.?

Pero los medios de la derecha tienen razón en una cosa: Rajoy ha sido incoherente. No porque lo que dice ahora sea falso: no ha habido concesiones políticas en la derrota de ETA. Sino porque, hasta hace nada, Rajoy decía justo lo contrario cuando acusaba a Zapatero de la sentencia del Constitucional sobre Bildu. Y está muy bien que el líder del PP rectifique su error y abandone la conspiranoia ultra de Mayor Oreja, ahora que ya se ve en La Moncloa. Pero estaría aún mejor si Rajoy también desautorizase a aquellos en su partido que aún siguen con el viejo “raca raca”.




Tampoco está nada mal el de Un político, trece cargos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada