13.12.11

JUICIO de CAMPS. UNA IMAGEN Y UN ARTÍCULO



Tras interrogatorios a los posibles jurados que han durado un día, empieza el juicio de Camps y Costa que podéis seguir en directo aquí con solo media hora de retraso por orden judicial. Me refiero al retraso en la retransmisión. Del otro ¡para qué hablar! Camps ha pasado de decir que se paga sus trajes a manifestar que es absolutamente inocente. En estos momentos se despeja la sala para descansar, pero a mí me despejan las palabras, que son el resultado de asociar hechos y dichos. El artículo de Escolar de hoy en Público deja sin sentido esa afirmación del "inocente" Camps.

Absolutamente inocente ¿de qué? Los trajes, zapatos y chaquetas ridiculizan hasta el absurdo una gestión ruinosa del Gobierno Valenciano de la era Camps. Deudas y abandonos, agujeros y subvenciones a fundaciones creadas para lucrarse, eventos, maquetas, ciudades, tierras y parafernalias que nos han convertido en el hazmerreír de España. Tanto derroche ¿quién lo juzgará?

El artículo de I.Escolar dice así:

"Javier Arenas en El Mundo: “Los derrochadores que dejan en quiebra lo que gobiernan deberían ser juzgados”. Le leo y pienso en Francisco Camps, el president que ha convertido a la Comunidad Valenciana en una de las autonomías más endeudadas del país. Camps ya está en el juzgado, acusado de recibir más de 12.000 euros en sobornos de la Gurtel. Sin embargo, lo de menos son esos 12 trajes, cinco pares de zapatos, cuatro corbatas y cuatro americanas que le regaló “su amiguito del alma”, El Bigotes. Es barato, comparado con lo que hemos pagado los ciudadanos por su gestión.

Durante la presidencia de Camps, se arruinó la Caja Mediterráneo, bajo el control del PP valenciano. Sanear este agujero ha costado, por ahora, 5.249 millones de euros: a 720 euros el traje (tarifa Bigotes), son 7,29 millones de trajes. También quedó al borde de la quiebra el Banco de Valencia. De momento, ha aparecido un boquete de 562 millones: 780.000 trajes más.

Bajo su mandato, el talonmanista Urdangarin facturó 3,5 millones de euros de la Generalitat. El caso es tan escandaloso que hasta la Casa Real dice que el comportamiento del duque no ha sido “ejemplar”. Traducido en trajes: casi cinco mil más.

Durante su presidencia, el arquitecto Santiago Calatrava cobró 15 millones de euros por el diseño de unos rascacielos que nunca se construyeron; es la maqueta más cara de la historia. Son más de veinte mil trajes.
Y bajo la gestión de Camps, la Gürtel también facturó no menos de 14 millones de euros a la Generalitat: otros 19.000 trajes.

¿El total? 5.843 millones de euros. Al cambio Camps, equivalen a 8,1 millones de trajes por los que el molt honorable también debería asumir su responsabilidad".


La imagen de Qué muestra a Camps y Costa en el banquillo hace una hora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada