18.3.12

GODELLA NO NECESITA AYUDA


Un artículo interesante se publicó en el Levante (16-3) en la sección de l'Horta y lo hemos convertido en imagen. En él se hablaba de la situación de los Ayuntamientos que necesitan de la ayuda del Ministerio de Hacienda para pagar a proveedores. Ese listado de facturas asciende en algunos municipios a millones y en algunos casos es lastre de gobiernos anteriores y en otros, producto de una determinada gestión. Por ello, solicitan ser incluidos en el plan del Gobierno Central, a través de de la concesión de créditos ICO para saldar la deuda con empresas que han realizado servicios y que aún no han cobrado.

En la noticia aparece, en el lado contrario "la exitosa gestión económica" de nuestro pueblo, ya que las cuentas municipales en Godella están saneadas y este ayuntamiento no tiene necesidad de pedir ayuda al Gobierno central. La Hacienda Municipal puede hacerse cargo de las facturas pendientes con su tesorería y el alcalde y Concejal de Hacienda, Salvador Soler, "afirma que en cuatro años no han solicitado ningún crédito para pagar a suministradores". A pesar de las insidias y de la estrategia popular en Godella, los números cantan y las deudas también y cuando no las hay, por algo será.

Sin embargo, como insistían hace tiempo nuestros amigos los galos al hablar del PP valenciano: en la Comunidad Valenciana tenemos a nuestros particulares romanos, y una detrás de otra, cuando las burbujas estallan, salpican de lodo y escándalo a algunos políticos y a sus secuaces. Recuerdo lo que nos contaban sobre "el general romano, Caius Bonus también llamado Balasc de la Ribera, ambicioso instigador, que cada vez está más al descubierto" y sobre "Calígula Minus, conocido como Secretus Municipalis, aunque en su pueblo le llaman Empresarius Maximus, porque sabe mucho de negocios, aunque aquí puede negociar poco".  


La política se hace artimaña en manos de algunos de estos romanos. ¿En qué nos hemos convertido gracias a su desgobierno? Su filosofía de "gastar y gastar", de "calumnia que algo queda" y  de "yo también quiero parte" nos han llevado a donde estamos. Nos cantaban que el nuestro era un "territorio de prosperidad" subidos en un Ferrari o surcando las olas, pero este territorio ha demostrado ser "socialmente improductivo" y esa locura "una visión, un sueño" nos ha dejado en la ruina. Se suceden reportajes como el Resacón de Levante que podéis ver aquí , o el hormigon sin cultura de Salvados. Una pésima imagen de un territorio. La ruina de esta comunidad, hoy la pagamos los trabajadores y trabajadoras con  recortes en  salarios, en educación, en sanidad, en bienestar social...

Y en Godella, por el contrario, resistimos, a pesar de los tiempos que corren, y avanzamos, desde la honradez y la inversión en cultura y en proyectos para hacernos crecer. Las calumnias se hacen humo en los tribunales y este pequeño pueblo, una aldea casi, que entre todos hacemos grande, permanece inasequible al desaliento y hay godellenses irreductibles que siguen diciendo: ¿están locos estos romanos?


¿Hasta dónde llegará el desastre económico de nuestra Comunidad?

Deseamos desde aquí la pronta recuperación de nuestro compañero alcalde, Salvador Soler.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada