15.5.12

RAMÓN-LLIN.TAMER, LA PARTE CONTRATANTE DE LA SEGUNDA PARTE




Si ustedes se creen que vamos a rebajar la tasa de basura como respuesta a los miles y miles de recursos van dados, parece decir la presidenta del EMTRE, Mª Angeles Ramón-Llin. Mantenemos la subida y decimos no a los recursos contra la TAMER, con una resolución "jurídicamente fundamentada", que no explica. E insiste en  la causa de ese 150% de aumento: "el incremento de los costes ha provocado la necesidad de aumentar la cuantía de la tasa para poder cubrir el coste del servicio que presta. Pero a la vez manifiesta: "nuestro compromiso de revisar costes para poder rebajar la Tamer es firme y sigue vigente, y en ello estamos trabajando"

Tengo esa sensación extraña que me aparece cuando las contradicciones derivan en el absurdo y el lenguaje refleja lo que quiere ocultar. Hemos hablado mucho de la TAMER, de la injusta, excesiva e inaceptable subida "a traición" de esta tasa. Así lo afirmaba, Salvador Soler, nuestro alcalde y portavoz socialista en la EMTRE. Hemos manifestado por activa y por pasiva que recurriríamos y que no era momento para que nuestros bolsillos pagaran los excesos de algunos. Pero la noticia de hoy me recuerda al divertido diálogo surrealista de los hermanos Marx en "Una noche en la ópera":

- Haga el favor de poner atención en la primera cláusula porque es muy importante. Dice que… la parte contratante de la primera parte será considerada como la parte contratante de la primera parte. ¿Qué tal, está muy bien, eh?
- No, eso no está bien. Quisiera volver a oírlo.
- Dice que… la parte contratante de la primera parte será considerada como la parte contratante de la primera parte.
- Esta vez creo que suena mejor.
- Si quiere se lo leo otra vez.
- Tan solo la primera parte.
- ¿Sobre la parte contratante de la primera parte?
- No, solo la parte de la parte contratante de la primera parte.
- Oiga, ¿por qué hemos de pelearnos por una tontería como ésta? La cortamos.
- Sí, es demasiado largo. ¿Qué es lo que nos queda ahora?
- Dice ahora… la parte contratante de la segunda parte será considerada como la parte contratante de la segunda parte.
- Eso si que no me gusta nada. Nunca segundas partes fueron buenas. Escuche: ¿por qué no hacemos que la primera parte de la segunda parte contratante sea la segunda parte de la primera parte?

Es lo que tiene el lenguaje administrativo y los que acostumbran a usarlo: no hay quien los entienda y pretenden justificarlo todo, aunque se trate de la parte contratante de la segunda parte. Con lo sencillo que es decir: nos hemos pasado, nos hemos equivocado, las cuentas no estaban claras. Ustedes disculpen, rebajamos la tasa.

En la foto, recogida de firmas en Godella

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada