18.6.12

¡¡NO TE CALLES!!

El próximo 20 de junio tenemos otra oportunidad para defender nuestros derechos.



Y es que el asunto está que arde y avanza si no lo paramos. Ayer contaba en Face la historia de una amiga que tras sufrir la crueldad repetida de un cáncer de mama, se ha encontrado con la sorpresa de que las prótesis que le iban a implantar las tenía que pagar, porque la Seguridad Social, no se hacía cargo. Y es que la Seguridad Social no se está haciendo cargo ya de muchas cosas,  del tratamiento contra la hepatitis C que te ponías en casa bajo seguimiento  médico y algunos tratamientos de crónicos dependen del facultativo que te trate. Unos dicen que entra y otros que no.

Que los profesionales están indignados/as lo sabemos, que el mes que viene se van a la calle los interinos de la enseñanza, también se sabe y que la sociedad de clases será cada vez más clasista, no hace falta ser sabio para saberlo. El que pueda  a la privada o a la concertada. La Reforma Laboral y los recortes nos afectan, pero no a todo el mundo por igual. Educación y Sanidad  recortadas y privatizadas, rescates que no solucionan, colectivos abandonados a su suerte...Y cuando leo lo que se hace con el dinero público: Emarsa, Divar, la casa Real, Blasco y las ONG's, dirigentes de la Función Pública valenciana imputados en chanchullos, cargos y cargazos repartiendo prebendas, el descontrol y el despilfarro del dinero  que recogen con tus impuestos y los míos, ¡me da un mal al ver tan poca vergüenza y tanto sinvergüenza! Un mal democrático que solo se soluciona con transparencia y control público.

Pero dentro de unos días,  insiste Europa-Alemania, a los funcionarios nos rebajarán todavía más el salario. Mientras el mundo avanza, la democracia está secuestrada por el capital, engañada por los estados que no llaman a las cosas por su nombre y en esta comunidad ¡ni te digo! Cada vez que veo un festorro para vender la marca de la Comunidad Valenciana me da otra vez el mal. Edificios acabados que no se pueden inaugurar, un aeropuerto fantasma, restos del naufragio los llaman. Olor a rancio, a ladrillo y mentiras son las banderas que el PP ondea. Mientras tanto, tú y yo no llegaremos a fin de mes y, aún debemos dar gracias por tener trabajo, en un país en el que la pobreza avanza irremediablemente, no solo la pobreza económica, sino la pobreza moral con la que se adornan los dirigentes populares y que nos hace decir que necesitamos un rescate moral.

Por todo eso y más, ¡no hay que callarse!!


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada