13.11.12

DESAHUCIOS ¡BASTA YA!



La Comunidad Valenciana está a la cabeza de los desahucios, tal y como indica el informe del Poder Judicial 2012.

PRIMER TRIMESTRE 2012           8.222 desahucios en toda la Comunidad
SEGUNDO TRIMESTRE 2012      8.613  desahucios en toda la Comunidad

Divididos por provincias en Alicante : 3.206; en Valencia: 4.345 y en Castellón: 1.062

¡Y falta el tercer trimestre! La tristeza por la desesperación como resultado de la falta de conciencia de algunos bancos y la falta de respuesta del gobierno hay que convertirla  en acción. En todos los intentos socialistas y de otros grupos por frenar esta situación desde la legalidad la respuesta del PP siempre ha sido la misma, VOTAR EN CONTRA.

Además de las iniciativas socialistas hay Proposición de ley presentada por el PSOE. Medidas contra el desahucio, el Sobreendeudamiento y la Insolvencia. Aquí podéis leer el texto íntegro. Una ley que ya existe en otros países. En Francia y Suecia -entre otros- se la conoce como Ley de Segunda Oportunidad. Y en nuestro ayuntamiento el PSPV-PSOE presentó una moción el 29 de octubre sobre los desahucios.

Y en estos momentos el gobierno nos da un ultimátum para presentar un decreto ley esta semana, que frenará -dicen- los desahucios. Pero frenarlos no es suficiente, hay que profundizar y modificar esas normas que permiten a los bancos acabar con el bienestar y la vida de las familias "La gente espera modificaciones de la legislación vigente que solucionen con justicia la situación" ha dicho la portavoz parlamentaria socialista, Soraya Rodríguez. 

No se trata de caridad, sino de justicia. Hay que modificar el sistema que permite tanto dolor. hay que acabar con tanto abuso.

Se que la entrada es larga, pero el artículo de Rosa Montero de hoy es sobre este tema ante el que no nos podemos conformar. Si la muerte de Amaya y de otros cae sobre las espaldas de algunos y su alegato terrible modifica tanto horror... 

Este es el artículo
Ánimo 

La inmolación de Amaya, el enorme dolor social, la rebelión ética de los jueces y la condena de Europa están empezando a poner coto al horrible abuso de los desahucios


Según la encuesta que sacó EL PAÍS el domingo, el 86% de los españoles tenemos en nuestra familia o círculo de amigos más cercanos a alguien en el paro. A veces, en los días peores, como hoy, me invade una sensación apocalíptica y me parece que esta crisis es una pandemia, una de esas pestes arrasadoras que cada vez van infestando a más personas, hasta alcanzarnos a todos y rebanarnos las piernas y el corazón.
Llevo tiempo pensando en escribir un artículo alegre que no mencione ni una sola vez la palabra crisis, pero ¿cómo hacerlo cuando esa crisis se agolpa alrededor? ¿Y cuando acaban de morir, abandonadas como perros, una madre y su hija discapacitada? ¿O cuando apenas han pasado cinco días desde que Amaya Egaña, la ex concejala socialista vasca, se tirara por la ventana al ser desahuciada? Lo cual, por cierto, me parece que fue un acto político. Abrió con el portero automático a los funcionarios del juzgado y se arrojó al vacío: no sólo había desesperación, sino también la determinación de hacer un alegato. Y ha servido para algo. La inmolación de Amaya, el enorme dolor social, la rebelión ética de los jueces y la condena de Europa están empezando a poner coto al horrible abuso de los desahucios. Pero esta batalla no ha hecho más que empezar: no sólo hay que seguir exigiendo que nadie más pierda su casa, sino que hay que hacer algo con las 400.000 familias que ya la han perdido y que, en muchos casos, siguen esclavizadas a sus bancos con deudas de por vida.
En fin, ni siquiera la Gran Peste de 1348, la más devastadora de la historia, acabó con los humanos. Somos bichos tenaces. No hay que resignarse: sigamos reclamando lo que es justo aunque sea con los corazones remendados y patas de palo. Ni un desalojo más. Saldremos adelante.
 ¡¡Mañana en la Manifestación gritemos contra los desahucios!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada