6.10.13

SEÑALES PREOCUPANTES DEL FASCISMO


Esta semana nos quedamos con el artículo de la socialista valenciana, Ana Noguera, que publicó El País hace cuatro días. 
Llamar la atención sobre exposiciones de indumentarias fascistas, actos y símbolos nazis, hechos que al PP, por supuesto, nada preocupan, es conveniente y necesario para evitar que la historia que tanto enseña no se repita. Y también porque debemos defender  la democracia conseguida con tanto esfuerzo, dolor, destierro y muertes, evitando que se diluya en silencio ante la indiferencia o el temor que la crisis genera y que a algunos y les hace descargar sus frustraciones en los más débiles, diferentes o foráneos, por creer que así se recupera el orgullo de ser español. El fascismo, vamos...
Y mientras los recortes legislados por delante y por detrás se imponen cada día.
El artículo dice así:
"En la grave situación económica que estamos atravesando, con miles de personas y hogares en el umbral de la pobreza, sin posibilidad de encontrar un empleo, viviendo con la angustia y la desesperanza de no ver el final del túnel, al tiempo que siguen apareciendo casos de corrupción, comportamientos faltos de ética, y la sensación de impunidad campando por doquier, sin que nadie asuma responsabilidades que la ciudadanía perciban como ejemplares, falta echar una cerilla para que todo arda.
La ciudadanía ya no es indiferente, ahora está indignada, y además muchos sufren una crisis que les ha venido encima sin esperarlo, sin estar preparados, y en algunos casos, siendo víctimas claras de la injusticia o la estafa, como el caso de los desahucios o de las preferentes.
Lamentablemente, a veces, surge en las conversaciones la preocupación de que cualquier día ocurrirá algo irremediable, porque las manifestaciones que se suceden una tras otra están cayendo en saco roto frente a la insensibilidad del gobierno. Mareas verdes, la sanidad, la ciencia, la cultura, los estafados, los desahuciados, los dependientes… son claramente ignorados bajo esa consigna del PP de que hay que escuchar “a la mayoría silenciosa”, como si todos los que estuvieran en sus casas significara que apoyan esta desastrosa gestión del PP. El PP siempre suele actuar así: ¡a toque de corneta! Todos a una repitiendo el mismo mensaje a ver si así consiguen cambiar la percepción social, ya que no pueden cambiar la realidad. Y como la gestión del gobierno y la valoración de sus ministros cae en picado, en vez de remediarlo modificando sus acciones y escuchando los lamentos de los españoles, deciden hacer una campaña de promoción, donde todos sus cargos públicos salgan a explicar lo inexplicable.
Y en este ambiente espeso y extraño, como si fuera el preludio de una tormenta a punto de estallar, el paro sigue subiendo. Menos que otros años, ¡faltaría más!, si ya estamos casi todos parados, en ERE, reducidos, acomplejados, recortados, o emigrados.
Por eso, llamo la atención sobre unos acontecimientos que últimamente se suceden en un tiempo demasiado corto y que ya no parecen accidentales: la exposición de banderas preconstitucionales, de esvásticas, de elementos fascistas y nazis, y de jóvenes (o no tan jóvenes) cachorros con el brazo en alto.
No sé cuánto de preocupado estará el PP por lo que está sucediendo, pero sí estoy convencida que debe cortarlo cuanto antes, y no puede dejarlo crecer.
Si algo está recorriendo Europa es la angustia y la preocupación por el aumento de sentimientos xenófobos y racistas, así como el pensamiento ultraconservador y fascista. Grecia ha dejado crecer un movimiento como Amanecer Dorado, al que ahora debe eliminar por la fuerza, con las consecuencias que eso pueda tener en el seno de su sociedad. Y por cierto, parece que mantuvieron contactos con defensores del fascismo español."

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada