11.9.09

11 DE SEPTIEMBRE

11 de septiembre de 2001
11 de septiembre de 1973

La mañana del 11 de septiembre de 2001 mi hija volaba de Houston (Texas) a New York. Venía unos días a Godella y luego, yo volvía con ella a Austin. Cuando nos llegó la imagen de los aviones, no se sabía de dónde habían partido, sólo decían que era un vuelo interior. Tardamos más de una hora en poder localizarla. Estaba, como muchas personas, en el aeropuerto, pues su avión salía una hora más tarde que los primeros atentados. El tiempo se detuvo para todos nosotros. Contemplar aquellas imágenes imposibles conmocionaron al mundo. Las Torres Gemelas y el Pentágono atacados y casi 3.000 personas muertas y el horror retransmitido minuto a minuto. Dos nombres Al-Qaeda y Osama bin Laden y una llamada a la guerra santa contra EE.UU ¡Guerra santa! ¡Qué puede tener de santa una guerra! La respuesta fue la guerra de Afganistán y esa parte del mundo en el que las mujeres se ocultan y mueren de desesperanza, hoy está como está.
Anoche vi una película sobre el vuelo 93 de United Airlines, ese que no alcanzó la Casa Blanca, debido a una revuelta de los pasajeros y se estrelló en Shanksville, Pensilvania. Los rezos de unos y de otros, los que estaban dispuestos a morir y los que sabían que iban a morir, se cruzaban con la razón de los pasajeros que intentaban tomar la cabina de vuelo. No sé si sucedió como lo cuentan. Retazos de una historia que puede ser o no. Pero no había Dios que escuchara sus oraciones. Y otra vez, muertes en nombre de Dios, por Dios, se llame como se llame. Murieron todos y si poder dormir, cuando uno quiere, es un privilegio de los pocos años, anoche tardé todavía más en poder hacerlo.
Mi hija no pudo salir de EE.UU en dos meses y yo nunca volé a Austin.
En el País de hoy hay una recopilación de artículos sobre los atentados. Interesante el de Manolo Vicent.

Entre las imágenes de la película y las de los recuerdos, otro 11S de hace 26 años, se cruzó con el terrorismo reciente. Chile 11 de septiembre de 1973.
Los fascitas del ejército chileno liderados por Pinochet asaltaban el Palacio de la Moneda y el presidente Salvador Allende se suicidaba. Salvador Allende el de la "vía chilena para el socialismo", el que apoyado por la Unidad Popular inició un proceso de nacionalizaciones en Chile.
Richard Nixon ordenó evitar que Allende asumiera la presidencia en 1970. La CIA organizó dos planes para detener la elección de Allende en el Congreso que serían conocidos como el Track One y el Track Two:
El Track One consistía en que el Congreso eligiese a otro: éste renunciaría y se llamaría a nuevas elecciones en las que la derecha apoyaría a Eduardo Frei. El plan es conocido también como «gambito Frei». El Track One fracasó, quedando entonces el Track Two, que consistía en crear un clima de inestabilidad política, para que las Fuerzas Armadas intervinieran y anularan la elección. Ambos planes fallaron, pero los americanos no cejaron en el boicot a Chile, como siempre, mediante la negación de créditos y el embargo del cobre chileno. Tres años después, los aviones y las bombas y todo lo que sabemos que vino detrás- muertos, desaparecidos...

Allende, antes de morir hizo un último discurso, retrasmitido por la radio, cuyo final aún recuerdo y en él, una frase de esperanza:

Trabajadores de mi patria, tengo fe en Chile y su destino. Superarán otros hombres este momento gris y amargo en el que la traición pretende imponerse. Sigan ustedes sabiendo que, mucho más temprano que tarde, de nuevo se abrirán las grandes alamedas por donde pase el hombre libre, para construir una sociedad mejor.
¡Viva Chile! ¡Viva el pueblo! ¡Vivan los trabajadores!
Estas son mis últimas palabras y tengo la certeza de que mi sacrificio no será en vano, tengo la certeza de que, por lo menos, será una lección moral que castigará la felonía, la cobardía y la traición.

Y tenía razón, Michelle Bachelet, presidenta de Chile, hija de un miembro del gobierno de la Unidad Popular que falleció en la cárcel. Bachellet, socialista, detenida y exiliada, caracterizada por sus procupaciones sociales, gobierna Chile.
Y Pinochet ¡Ironías del destino! retenido unos meses en Londres por el auto de 18 de octubre del 98, de un juez español, Baltasar Garzón, que así disponía:
Ampliar la prisión provisional incondicional de AUGUSTO PINOCHET UGARTE por los hechos descritos en esta resolución que integran los presuntos delitos de genocidio, terrorismo y torturas, en relación con el Auto de Prisión de fecha 16.10.98 dictado contra el mismo.
Librar urgentemente orden internacional de detención ante las Autoridades Judiciales Británicas para su incorporación a la de 16.10.98, de la que es ampliación, dictada contra el mencionado Augusto Pinochet Ugarte.

El mismo juez que hace dos días tenía que declarar ante el Supremo como imputado por la denuncia del sindicato fascista "Manos limpias" por intentar llevar adelante una causa general contra el franquismo y las desapariciones y asesinatos que siguen ocultos y así, proteger a las víctimas. Juristas de todo el mundo denuncian el proceso y esta agrupación se suma a ellos.

Toda acción tiene sus consecuencias. Callar y ocultar no nos hacen mejores ni más sabios, ni más tolerantes, ni el mundo es mejor por ello.
http://www.elpais.com/todo-sobre/persona/Baltasar/Garzon/Real/758/
La reflexión de hoy se asienta en la esperanza y en el rechazo a las actitudes antidemocráticas. La violencia genera más violencia y las creencias forman parte de la vida personal, imponerlas es un triste destino.

Partamos de la frase de Allende y defendamos grandes alamedas, por donde pasen hombres y mujeres libres, por las que todos y todas podamos caminar, independientemente de dónde vengamos y eso, creo, es construir una sociedad mejor.
Y hubo otro 11S más nuestro y más atrás. El 11 de septiembre de 1714, cuando los soldados de las tropas borbónicas de Felipe V asaltaron Barcelona. Era el fin de la guerra de sucesión y la victoria de Felipe de Anjou, el borbón que mandó destruir Xàtiva en 1707, y que hoy sigue boca abajo en el Museo de l'Almodí. Ese que promulgó el Decreto de Nueva Planta en 1716, por el que se consumaba la destrucción de las instituciones catalanas. Canciones de All Tall, la batalla de Almansa el 25 de abril de 1707. Todo acabó un 11 de septiembre. La Diada de Cataluña. Convertida hoy en la fiesta nacional de Cataluña, que reivindica en este día las instituciones catalanas.

¡Qué cosas tiene la historia! Conocerla y entenderla facilitan la comprensión del mundo. Hay un hilo de Ariadna que relaciona los hechos y establece la ruta por esas alamedas. No hay que soltarlo, para entender cuál es nuestro camino, que no es el de ellos.

Lo dejo... que aún hace buen tiempo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada