26.9.09

JUAN JOSÉ MILLÁS "LA CACERÍA"


Cómo eres Millás, no has cambiado, comprometido, amigo de la ironía, radical en las formas y en el contenido, audaz con las imágenes y dueño de las palabras. Imaginar una historia como esta, con moraleja, con mensaje, que dice sin decir y diciendo, sobre cómo somos los seres humanos, imaginarla y escribirla, como tú lo haces, es arte.
Te acercas y te alejas de tal manera, con tal maestría, que tus columnas me ayudan a explicar eso tan importante en un comentario de texto que es la adecuación, la relación entre el contenido y la forma y a quién va dirigido.
¿A quién diriges este artículo que llamas certeramente "la cacería"? ¿Quiénes se identifican con los personajes que nombras, cazadores de oficio y de beneficio? Me siento como tú y como tú, pese a que dices que te encerraste en casa atemorizado, y no te atreves a salir sin piedras, escribo y denuncio la cacería.

Reproduzco el artículo completo de El País del 25/09/2009. Son dos párrafos, sólo dos párrafos:

"Tropecé en la calle con un amigo de izquierdas. ¡Voy corriendo a la cacería!, dijo invitándome a seguirle. ¿A qué cacería?, pregunté. A la de ZP, coño, vamos a darle una lección. ¿Pero por qué?, insistí trotando a su lado. Por algo de 400 euros, dijo él, cogiendo, al tiempo que corría, las piedras que encontraba por el suelo. Pero no se puede linchar a nadie por eso, dije yo. Y porque ha insultado a las mujeres con su visita a Villa Certosa, replicó él, y por algo de un cheque bebé, y porque es un inconsistente y un frívolo y un chavista y un radical de mierda...

A medida que avanzábamos se iban uniendo a nosotros grupos de personas vociferantes con adoquines en las manos. Había compañeros de La Razón y de El Mundo y de EL PAÍS y de Abc, y de todas las emisoras de radio y televisión, y hasta un colega de Público. Uno de los manifestantes arrastraba una cuerda gruesa en la que había practicado un nudo corredizo. ¡Paqui -gritó un abuelo a su hija-, trae a los niños, que va a haber un ahorcamiento! Pero por qué, insistía yo. Porque no ha colocado a Leguina, decía éste. Y porque ha regalado una TDT a sus amigos, decía aquél. Y porque odia a las clases medias, aseguraba el de más allá. Y porque quiere obligar a abortar a las niñas de 16 años, gritó el presidente de la Conferencia Estomacal (perdón, Episcopal), que apareció por una bocacalle seguido de un ejército de obispos entre cuyas faldas se ocultaban Rajoy y Cospedal y el presidente de los empresarios y el mandamás de las cajas de ahorro. Como yo no había recogido ninguna piedra, me preguntaron si era un estómago agradecido y dije que no, que no me había dado nada, pero no me creyeron. Escapé aterrado por un callejón, llegué a casa jadeando, cerré las puertas y las ventanas y hasta hoy. Joder, que no me atrevo a salir sin piedras por miedo a parecer un flojo".
Gracias, Ani, que me dijiste que lo leyera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada