7.12.09

LIBERTAD ESA PALABRA ENORME


Libertad es una palabra enorme. Así iniciaba Benedetti un cuento en el que una niña reflexionaba sobre ese concepto.

Pues bien, el rey de España ha recibido el premio Libertad que otorga la FAES, fundación que preside don José María Aznar y que es el laboratorio de los neocon españoles.

¡Qué noticia verdad! ¡Asombrosa! Esa palabra enorme en boca de Aznar y los suyos, calificando un premio. Wyoming en su columna de Público de hoy comenta la noticia y sigue.

"El nombre del premio es curioso: Libertad. Recuerdo la época en la que estos pensadores gobernaban España. Fue una pesadilla para el medio en el que trabajo.
Desaparecieron los programas satíricos y de debate de todas las televisiones. Los informativos de las televisiones públicas eran órganos de propaganda, TVE mereció una condena de la Audiencia Nacional por manipulación. También rodó alguna cabeza de la dirección de informativos en las “privadas”, por razones ajenas a las profesionales, como ocurrió en Tele 5 con Luis Fernández, ex presidente de la Corporación de RTVE, a los pocos días de que el PP obtuviera mayoría absoluta. Los trabajadores denunciaban la tergiversación que sufrían sus informaciones, y se hicieron purgas de todo tipo de profesionales ante la indiferencia o colaboración de los medios de comunicación afines al Gobierno" [...]

Benedetti no necesitó premios para defender la libertad, la defendió con la palabra, en el exilio y en su casa, como Juan Gelman y otros muchos. Y esta palabra, irónicamente, a veces es cárcel y a veces, premio; pero la libertad, esa palabra enorme, está en el corazón del que la defiende y en las actitudes democráticas. Transcribo el cuento:

"Libertad es una palabra enorme. Por ejemplo, cuando terminan las clases, se dice que una está en libertad. Mientras dura la libertad, una pasea, una juega, una no tiene por qué estudiar. Se dice que un país es libre cuando una mujer cualquiera o un hombre cualquiera hace lo que se le antoja. Pero hasta los países libres tienen cosas muy prohibidas. Por ejemplo matar. Eso sí, se pueden matar mosquitos y cucarachas, y también vacas para hacer churrascos. Por ejemplo está prohibido robar, aunque no es grave que una se quede con algún vuelto cuando Graciela, que es mi mami, me encarga alguna compra. Por ejemplo está prohibido llegar tarde a la escuela, aunque en ese caso hay que hacer una cartilla mejor dicho la tiene que hacer Graciela, justificando por qué. Así dice la maestra; justificado.

Libertad quiere decir muchas cosas. Por ejemplo, si una no está presa, se dice que está en libertad. Pero mi papá está preso y sin embargo está en Libertad, porque así se llama la cárcel donde está hace ya muchos años. A eso el tío Rolando lo llama qué sarcasmo. Un día le conté a mi amiga Angélica que la cárcel en que está mi papi se llama Libertad y que el tío Rolando había dicho que era un sarcasmo y a mi amiga Angélica le gustó tanto la palabra que cuando su padrino le regaló un perrito le puso de nombre Sarcasmo. Mi papá es un preso, pero no porque haya matado o robado o llegado tarde a la escuela. Graciela dice que papá está en Libertad, o sea está preso, por sus ideas. Parece que mi papá era famoso por sus ideas. Yo también a veces tengo ideas, pero todavía no soy famosa. Por eso no estoy en Libertad, o sea que no estoy presa.

Si yo estuviera presa, me gustaría que dos de mis muñecas, la Toti y la Mónica, fueran también presas políticas. Porque a mi me gusta dormirme abrazada por lo menos a la Toti. A la Mónica no tanto, porque es muy gruñona. Yo nunca le pego, sobre todo para darle ese buen ejemplo a Graciela.

Ella me ha pegado pocas veces, pero cuando lo hace yo quisiera tener muchísima libertad. Cuando me pega o me rezonga yo le digo Ella, porque a ella no le gusta que la llame así. Es claro que tengo que estar muy alunada para llamarle Ella. Si por ejemplo viene mi abuelo y me pregunta dónde está tu madre, y yo le contesto Ella está en la cocina, ya todo el mundo sabe que estoy alunada, porque si no estoy alunada digo solamente Graciela está en la cocina. Mi abuelo siempre dice que yo salí la más alunada de la familia y eso a mí me deja muy contenta. A Graciela tampoco le gusta demasiado que yo la llame Graciela, pero yo la llamo así porque es un nombre lindo. Sólo cuando la quiero muchísimo, cuando la adoro y la beso y la estrujo y ella me dice ay chiquilina no me estrujes así, entonces sí la llamo mamá o mami, y Graciela se conmueve y se pone muy tiernita y me acaricia el pelo, y eso no sería así ni sería bueno si yo le dijera mamá o mami por cualquier pavada.

O sea que la libertad es una palabra enorme. Graciela dice que ser un preso político como mi papá no es ninguna vergüenza. Que casi es un orgullo. ¿Por qué casi? Es orgullo o es vergüenza. ¿Le gustaría que yo dijera que es casi vergüenza? Yo estoy orgullosa, no casi orgullosa, de mi papá, porque tuvo muchísimas ideas, tantas y tantísimas que lo metieron preso por ellas. Yo creo que ahora mi papá seguirá teniendo ideas, tremendas ideas, pero es casi seguro que no se las dice a nadie, porque si las dice, cuando salga de Libertad para vivir en libertad, lo pueden meter otra vez en Libertad. ¿Ven como es enorme?"

Leed el artículo de Wyoming completo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada