24.2.10

PODER Y SEXO

Siempre es difícil hablar de estos temas cuando aún no se han resuelto judicialmente. Pero he leído en el País, la denuncia por acoso sexual al Jefe de Personal de Radio Telvisión Valenciana, Vicente Sanz, de tres mujeres periodistas de Canal 9. Sanz fue presidente provincial del PP en Valencia durante el periodo 1993-94. Una grabación en la que se hablaba de una supuesta mordida por la adjudicación de contratos en Benidorm, cuando el Ayuntamiento estaba gobernado por el ex presidente de la Generalitat Eduardo Zaplana, le obligó a dimitir de su cargo. Las hemerotecas recogen de Vicente Sanz la frase: "Estoy en política para forrarme".
El relato del calvario de estas tres mujeres se recoge en 11 folios y de momento, "temporalmente", el denunciado abandona su cargo, según un comunicado del director general del ente público, José López Jaraba, en el que afirma que ha aceptado la petición de Sanz de apartarse de forma "cautelar" de sus funciones para que pueda defenderse de las acusaciones "de las que ha sido objeto, sin dañar así a la institución en la que ha trabajado durante los últimos 15 años".
--------------------------
Hay otras acusaciones, que ya se resolvieron, es decir, que están sentenciadas con una sentencia judicial. De algunas hablé hace tiempo. Reflexionar sobre el poder es interesante, pero ligado al sexo me asusta. No puedo entender a los abusadores como parte de la especie humana. En ese momento, investigaba, modestamente, sobre políticos del PP sentenciados por delitos diversos, debidos al mal uso del poder; para que no se olvidara lo que habían hecho. Pero la búsqueda de información me llevó a relacionar estos dos conceptos: poder y sexo en diferentes ámbitos. O más claro: poder y abuso sexual. No encontré ningún caso en el que la mujer fuera la acosadora. Las escenas se repetían, las declaraciones de las mujeres, su sufrimiento y la pérdida de su dignidad como personas, me aterraban. El miedo, la dependencia laboral, las amenazas y los comportamientos mafiosos de pequeños hombrecitos envanecidos por las circunstancias y empobrecidos mentalmente...la gente que mira hacia otro lado, que no se lo cree y que condena a la víctima.
De entre estos casos hay uno, que Juanjo Millás convirtió en un libro "Hay algo que no es como me dicen" o el caso de la exconcejala del PP Nevenka Fernández, que denunció al alcalde de Ponferrada, Ismael Álvarez, también del PP, por acoso sexual. Las declaraciones del escritor, que recogió de primera mano la información de esta mujer, física y moralmente destrozada, sobrecogen: "Mientras iba recogiendo material tenía esa sensación de náusea, pero cuando trabajas con la realidad informas sobre situaciones que son ingratas. El interés del libro es la capacidad que tiene de metáfora de la realidad de manera que, al leerlo, nos horroricemos del mundo en el que vivimos y pueda servir también a alguna Nevenka que está en una situación semejante".
Los hechos sucedieron en el año 2000 y hasta mayo de 2002 Ismael Álvarez no fue condenado. Entonces y sólo entonces, dimitió. El Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León le puso una pena de multa de nueve meses, con una cuota diaria de 24 euros (6.480 euros en total) y le condenó a indemnizar con otros 12.000 euros a su víctima. Nevenka se tuvo que ir de España, porque no encontró trabajo aquí ¿Quién se fía de una mujer que denuncia a su jefe? Las alas mafiosas del poder cubren y silencian algunas denuncias y a las mujeres que las hacen. Entre los que retiraron su oferta de trabajo estaba un tal Ulibarri ¿Os suena el nombre? En el 2004 los compañeros del PP de semejante personaje, llamado Ismael Álvarez, intentaron poner su nombre a un centro cívico. El PSOE se opuso.
Leí el libro con dolor y con furia. Decía Millás "El caso de Nevenka, el de Toques, el del Obispo de Córdoba solidarizándose con un cura que había acosado a niñas, cien mujeres muertas por maltrato... Todo esto configura un panorama bastante desolador. Es una fantasía que la igualdad entre hombres y mujeres está ya conseguida y que la lucha feminista ya no tiene sentido".
------------------------
Así que cuando alguien bromea con la frasecita "la seducción del poder" y sonríe, me entran ganas de cruzarle la cara. No lo hago, claro y le suelto un chorreo.
Espero que no tarde tanto tiempo en resolverse este caso y que la justicia actúe.
Podéis leer toda la información de la denuncia de las periodistas de Canal 9 en los artículos de Lydia Garrido y de Joaquín Ferrandis en El País, en los cuatro enlaces de abajo. En el último se palpa el ambiente de Canal 9 hoy.
Y otro de Francisco Mora en el Levante con un títular que se las trae.
Y la oposición pregunta quiénes han sido encubridores. La diputada socialista Nuria Espí ha exigido "la convocatoria urgente de la Comisión de Control de RTVV y la comparecencia del director general, José López Jaraba, para explicar si realmente había directivos que conocían lo que allí acontecía". Lo podéis leer también en el Levante
Y para el recuerdo, un artículo de El Plural de 2008 en el que se explica por qué presionó Ulibarri a la victima del caso Ismael (me niego a llamarlo Nevenka, que es el nombre de la víctima)
Esta vez no hay imagen para la rabia. Y así...nos vamos acercando al 8 de marzo.
Superamos las 7.000 visitas al blog, desde que pusimos el contador, el pasado 14 de agosto.
¡Gracias por leer nuestras informaciones, reflexiones, opiniones y divagaciones apasionadas!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada