15.6.10

SELECTIVIDAD VALENCIANA



¿Qué cosas tienen los que eligen los textos? Para entrar en la Universidad valenciana este año y con el fin de que no quede duda de quiénes somos, los pensantes que han elegido las pruebas han elaborado un adecuado examen para que quede claro quién manda en el país en el que vivimos, nuestra amada Comunidad Valenciana.

Una de las opciones de la prueba de Historia de España, trataba sobre el franquismo. Se pedía a los alumnos/as que comentaran un decreto firmado por Francisco Franco para "perpetuar la memoria de los caídos en la gloriosa Cruzada" en la inauguración del Valle de los caídos.

En fin, se trata de analizar la fuente, el contexto... de una época de la que venimos exigiendo la necesidad de tener memoria histórica de las víctimas del franquismo y que le ha costado a Garzón hace poco su vida profesional. Los "artistas" del aquí estamos, porque somos nosotros los que mandamos, parecen intentar perpetuar sólo su memoria y a nuestros estudiantes (más de 15.000 personas) les hacen comentar un texto que forma parte de la historia evidente, que nadie ha mantenido oculta y enterrada. Un texto que sirve para comprender de dónde venimos y a dónde no queremos ir. Es lo que hubo, pero tiene lo suyo, insisto, ponerlo en este momento.

La prueba de Castellano, lengua y literatura y Comentario de texto constaba de un "avanzado" artículo de Josep Mª Espinàs ¿Qué estudias? Igualdad que podéis leer aquí en el que no sólo cuestionaba la existencia del Ministerio de Igualdad con el irónico y estúpido argumento de que debería haber ministro y ministra para que fuera de igualdad, sino que también se burlaba de la inclusión de estudios de género en la Universidad, pues ese asunto - decía- era cuestión de las familias, de la educación familiar.

Si a la Universidad no corresponde enseñar civismo, honradez, respeto e igualdad y sólo se trata de un centro especializado en unas materias ¡Qué extraña educación la nuestra! ¡Qué alejada de la que proponía Giner de los Ríos! Pero también qué diferente de la que hoy existe en las universidades más avanzadas de Europa y EE.UU. donde se puede estudiar feminismo y otras muchas cosas que no son "materias" y que además puntúan. El artículo, producto de una misoginia en estado avanzado, está lleno de frases que a su autor le habrán parecido primorosas "un día se inaugurará la facultad de Ciencias de la Feminidad" pero que a mí no me hacen ninguna gracia

Nuestros jóvenes y nuestras jóvenes debían analizar el texto y valorarlo críticamente, de una manera razonada y objetiva, como les explicaba hace poco a algunas de ellas ¿Cómo valorar a un escritor que se sorprende por la existencia de este Ministerio? Con datos, como siempre, con cifras de muertes, de diferencia salarial, con la idea de que para combatir la violencia de género hay que promocionar la igualdad, defendiendo la importancia de la educación en valores, decía mi hija al salir del examen.

La poca sensibilidad del autor del texto, pues el asunto no produce ninguna risa, no es nada comparable con la poca sensibilidad de los que eligieron un texto, ante el que es difícil ser sólo razonables.

Las Juventudes Socialistas de España han denunciado el tinte político de los exámenes y Fontdevila aporta una mirada a la selectividad en la viñeta de Público.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada