15.9.10

CRETINOS

Cretino es una palabra que suena mejor que bobo, necio, estúpido, atontado, torpe, imbécil, alelado, que son sus sinónimos. Casi no parece insulto, probablemente, porque el cretinismo sirve para nombrar una enfermedad, que consiste en el retraso patológico tanto físico como intelectual, debido al mal funcionamiento o a la ausencia del tiroides. Pero también sirve para nombrar el mal del cretino que no padece enfermedad alguna: la estupidez.

A veces, da miedo escribir sobre las cosas que pasan, porque resulta fácil cometer una idiotez. Cuando lees mucho: o puedes ordenar y relacionar lo que se dice, buscar información, contrastarla y elaborar con un cierto criterio el pensamiento o simplemente aceptar lo que lees, porque conviene a lo que habitualmente sostienes, pero así nos contradecimos, nos llenamos de prejuicios y merecemos ser llamados cretinos o cretinas.

Recuerdo uno de los casos que mejor ilustran este asunto. Sucedió en febrero de este año y lo firmaba D. Pérez en ABC.

No sé quién es D. Pérez, pero escribía: " Bibiana Aído se gasta 26.000 euros en «un mapa de excitación sexual del clítoris» ". Pérez se burlaba de las subvenciones del Ministerio de Igualdad, sin saber de lo que hablaba ¿o sí? Se quedó con el título de un proyecto mal copiado del BOE, ya que en realidad el título era este:«elaboración de un Mapa de Inervación y Excitación Sexual en Clítoris y Labios Menores; aplicación en Genitoplastia», que estaba a cargo de la profesora Nieves Martín Alguacil de la Universidad Complutense de Madrid.

Días después Escolar le contestaba con un artículo estupendo Ha dicho clítoris sobre las características del mencionado proyecto y las personas que participaban. Lo que decía debió sonrojar al firmante ¿o no?"Se trata de una investigación médica sobre tejidos que está orientada a la genitoplastia: un tipo de operación quirúrgica que sirve, entre otras cosas, para que las mujeres que han sufrido una ablación del clítoris, un cáncer o una mutilación por un problema con la episiotomía en el parto puedan recuperar algo de sensibilidad genital; algo de felicidad y de autoestima. Ya ven, una chorrada".

Mutilar y deformar la información ya veis que es sencillo. Basta con quitar una frase, la letra pequeña, eliminar una palabra... y en momentos de crisis, ya sean económicas o de valores, resulta especialmente fácil manipular.

Conviene ser cuidadoso/a con lo que se escribe y por eso, últimamente, intento mantenerme serena, analizando lo que sucede, y lo que nos interesa a los y las socialistas de la Comunidad Valenciana. Estamos en plena crisis de credibilidad democrática, gracias, fundamentalmente, a la corrupción del PP y a las malas artes de algunos medios de comunicación. Y la angustia genera respuestas con las tripas o con el corazón y no con la razón. Son demasiadas cosas: Corrupción, mensajes contradictorios, vendettas, rarezas, miserias, diversidad de opiniones, que se mueven de un lado a otro con la rapidez del que responde a un estímulo sin pensar. Como el perro de Pavlov en el condicionamiento clásico, al asociar los estímulos se produce la misma respuesta.

Una espiral de acontecimientos que de repetirse, nos pueden convertir, en cretinas, en rabiosas, en prudentes o en mudas. Luego, cuando pase todo, las primarias, las listas, perdidas o ganadas las elecciones, sesudos analistas, que hoy no nos dejan respirar, dirán que nos equivocamos. Total porque hay candidatos nombrados por la ejecutiva, que es votada en un congreso y otros, que también quieren serlo y buscan sus avales. Así somos y así funcionamos y a nadie asusta que existan primarias. En EE.UU, leo hoy en Levante "Las primarias, lo mismo que el referéndum y la revocación, fueron técnicas impulsadas por el movimiento progresista en Estados Unidos a finales del siglo XIX, con el propósito genuinamente democrático de contrapesar el poder de los dirigentes políticos. Forman parte de una riquísima tradición democrática que se remonta a la época anterior a la independencia. Están reguladas por ley y son mucho más abiertas que las de los socialistas"

Pero si a todo esto, le añadimos la gestión de la crisis, lo que va a afectar a las rentas más altas y a la iglesia, a los bancos, a las pensiones, el sacrificio de algunos, los argumentos sindicales para la huelga del 29 y además, la retirada de la ley de libertad religiosa y si encima pienso en la reciente frase de alguien de la derecha valenciana en conversaciones de café "Conviene que la gestión de la crisis la haga la izquierda, porque si no acabaríamos a tiros" me entran ganas de gritar. Pienso en los voceros y en el asunto de los cretinos y no lo hago, pero se desatan las contradiciones de esta socialista sindicalista, al intuir que después de las elecciones, vendrán ellos a recoger las ganancias posteriores al descalabro social, como siempre.

Prefiero pensar, y resolver con el análisis, si sé, procurando no dejarme llevar por las impresiones o por los deseos. O bien, me pongo a hablar de si se llevan mal Elena y Letizia o del embarazo de Penélope.

Sin embargo, puedo afirmar razonablemente que ¡Contra la corrupción, tolerancia 0! Y sobre los deseos decir que ¡Queremos ganar las elecciones! y añado, suscribir el artículo de Perelló en el País de hoy ¡Valencia, levántate y anda!

A todos los femeninos, hay que poner también la o, pero hoy no la pongo. Por cierto, que no sé si D. Pérez es cretino o cretina.

Superamos las 16.000 visitas al blog, desde que pusimos el contador
el 14 de agosto de 2009
¡Gracias por leer nuestras informaciones, reflexiones, opiniones y divagaciones apasionadas!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada