1.12.10

ESTRATEGIA POPULAR EN GODELLA

¿Están locos estos romanos?

¡Repetimos en honor al irreductible Ángel Luna, contra el que no pueden estos romanos!

¡Qué poca credibilidad democrática! ¡Qué absurda estrategia la de intentar demostrar que todos los políticos son iguales! ¡qué no!, ¡hay diferencias y hay mucha gente honrada!

La Comunidad Valenciana ha sido durante unos años territorio de desmanes urbanísticos, de chanchullos, de delitos, y la mayoría están sellados con el consentimiento, la irresponsabilidad y el abuso de poder de los amigos del PP y de algunos de sus representantes.

¿Qué hacer cuando la burbuja estalla? ¿Qué hacer cuando no hay quien sostenga su Tierra Mítica? ¿Qué hacer cuando los regalos a cambio de prebendas se hacen públicos? La estrategia tiene un nombre y unos personajes florentinos que se convierten en romanos y deciden, con dinero por delante, denunciar a los ayuntamientos socialistas y de izquierdas, (y a los políticos)que permanecen irreductibles y que no aceptan sobornos, ni dádivas ni chanchullos. Cuando no consiguen arrasar estas aldeas rojas, pese a rodearlas con su ejército de especuladores, se infiltran en sus ayuntamientos, envenenan las relaciones de sus ciudadanos y ciudadanas con falsedades y hacen denuncias sin fundamento a la Fiscalía, al Tribunal de Cuentas y a quién se les ocurra, policía incluida.

Denunciar no cuesta nada y si sale en la prensa mejor. Confunden denuncia con imputación, imputación con acusación y siembran maledicencias contra el honor de las personas que trabajan por su pueblo. Después con el tiempo...todo es mentira. Pero se acercan las elecciones y qué mejor estrategia que esa, se dicen los que tanto saben de corrupción. Reúnen a sus representantes y en sesión de cinefórum les "echan" Invictus, la película sobre Nelson Mandela. Y es que a los romanos les gusta el latín. Pero ese quiebro cinematográfico, como leía a Fernando Delgado en El País, va dirigido a la izquierda, al PSPV y con él pretenden decirnos que a pesar de toda la corrupción, saldrán victoriosos. Pues no, no será así, Sr Blasco, no abandonaremos. Resistiremos las náuseas y seguiremos, aguantando, denunciando y peleando, porque nos costó mucho conquistar la democracia. Y esta democracia, producto de tanto esfuerzo, tanta renuncia y tanta ilusión,no los resiste, se resquebraja ante la podredumbre y hay que defenderla con valor.

En Godella, tenemos nuestros particulares romanos, como en los libros de Asterix: Caius Bonus también llamado Balasc de la Ribera, ambicioso instigador; Calígula Minus, conocido como Secretus Municipalis, aunque en su pueblo le llaman Empresarius Maximus, el infiltrado; Marcus Sacapus, que da la cara por sus jefes y sale trasquilado y además, unos cuantos legionarios, que intentan desesperadamente asaltar el gobierno de un pueblo que vive en paz. Sus nombres: Hipopotamus Propus, Julius Pompilus, Tulius Octopus, Claudius Quintilius, Caius Capitopus... son los romanos del PP.

-¿Cómo lo hacemos?- se preguntó Caius Bonus.
- Contra la cabeza siempre, contra el Alcalde-se respondió.

Y así lo hicieron. Presentaron una denuncia en la Fiscalía, que el fiscal, por supuesto archivó. Pero en ella, ¡oh, infelices! hacían patentes sus obsesiones: impedir que tuviéramos un Conservatorio Profesional de Música, tachando de ilegal la creación del centro y la contratación de los profesores. Aportaban informaciones sesgadas, proporcionadas por Calígula Minus, de la mitad de un proceso administrativo. Intentaban también, que se considerara ilegal el traspaso de dinero al OAM para pagar a los monitores. Comprobada toda la documentación que presentó el Ayuntamiento y, que por supuesto, los romanos conocían, pero preferían no saber para ver si desprestigiando y desprestigiando... Pero les salió mal, porque no había nada ilegal y se archivó el tema. Y la Fiscalía, los funcionarios, el Alcalde, Salvador Soler y los Concejales perdieron un tiempo que podían haber dedicado a otros asuntos. La estrategia del no saber y denunciar sigue y seguirá...

Es cierto que la oposición tiene la labor de fiscalizar la gestión del gobierno municipal, pero hay otras formas de resolver las dudas. Ahora, si la intención es la de dañar la imagen del gobierno, se ocultan datos, se tergiversa, se denuncia y si la cosa parece que avanza, se le da publicidad. La mala fe, como dice mi madre, oculta dura poco, pero envenena.

Y así andamos, envenenando ¡Por Tutatis! Un panfleto en papel couché a color circula por Godella, en el que el aquila romana, se convierte en gaviota. La estrategia es la de difundir mentiras o medias verdades, diciendo que no saben ¿Para qué están sus concejales? Se supone que para saber y si no saben, preguntan. Y lo hacen, preguntan a los funcionarios, al secretario, en las comisiones y en los plenos y se les responde siempre, luego saben. De lo que afirman no saber, sí que saben.

Saben qué pasa con las obras del Ayuntamiento, saben qué pasa con el artesonado, han visitado las obras, saben que hay dificultades en el proceso de rehabilitación, que aparecen cuando el edificio a rehabilitar es antiguo y se asienta en un edificio más antiguo todavía. Saben que las obras del Ayuntamiento se adjudicaron, en un Pleno en el que participaron, por 1.340.055 € más IVA. Esto es 1.580.000 € . Vamos que la cifra inicial de 2 millones, que plantean en su escrito, es tendenciosamente falsa, y la modificación por los problemas surgidos, en ningún caso se acercará a los 3.000.000€ que dice el PP. Claro que acostumbrados a lo que les ocurrió con la Ciudad de las Artes y las Ciencias, que triplicó su coste, no me extraña que les bailen los números. Pero la nuestra no es una de esas obras faraónicas.

También saben lo que cuesta la subida de la Ermita, saben que hasta ahora al Ayuntamiento no le ha costado ni un euro, porque el proyecto estaba dentro de la subvención del gobierno de la nación, Plan Zapatero (FEIL) que pagó 231.900 € y el asfaltado corrió a cargo de la Generalitat en el Plan Confianza con 77.097 € y saben que Godella sólo pagará la finalización del proyecto, esto es, 83.500 € de una obra que cuesta 392.497 €. Todo esto lo conocen, porque ha sido aprobado en el Pleno.

Un gobierno se fortalece con las obras que realiza, con las actividades que ofrece, con la protección de sus gentes y de su entorno. Y eso lo saben romanos y galos. Por eso al PP de Godella no le gusta la programación cultural ni el Conservatorio, ni ver cómo avanzan algunas obras y cómo se inauguran otras, y denuncia que no se haga una de nuestro programa electoral. Pero en una situación de crisis las prioridades pueden variar y un gobierno, como lo han hecho otros, Generalitat incluida, debe reaccionar con rapidez y puede decidir, como decide bajarse el sueldo, no realizar una de sus promesas electorales de entre las muchas que ha cumplido.

El PP de Godella sabe, y no hace falta ser economista para ello, que es falso que la deuda del Ayuntamiento a fecha 1 enero de 2010 sea de 9.190.000 € como afirman, sino de 8.376.000 €. De los cuales, 4.383.188 € eran deuda viva heredada en 2007 de anteriores gobiernos. Esto lo sabe, pero no lo dice. Sabe también, que en el PGOU de 1990, el jardín del Colegio Sagrado Corazón se consideraba zona verde y que nadie corrigió "el capricho", como lo llama, en los ocho años de dos gobiernos distintos del PP y que gracias a la falta de respuestas del gobierno popular de la anterior legislatura, el colegio inició un proceso legal, exigiendo la expropiación y el consiguiente pago y que en estos momentos el asunto está recurrido en Casación en Madrid. Cuando exista sentencia firme, la voluntad del equipo de gobierno es llegar a una solución pactada y negociada con la congregación. Es decir, que el actual gobierno se encontró hecho y más que hecho el asunto, como se encontró con la deuda a la urbanización de Campolivar y de Santa Bárbara 3ª fase, que no había pagado el anterior gobierno popular: 1.700.000 € aproximadamente y afrontó su devolución, porque esto es lo que debe hacer un gobierno consecuente. El ayuntamiento ha hecho frente a la devolución del préstamo ( la deuda) y ha buscado recursos para llevar adelante sus proyectos y aún tiene una capacidad legal de endeudamiento cercana a 2 millones de euros. Y todo esto lo sabe el PP.

Los romanos de Godella mienten cuando dicen que el Tribunal Superior de Justicia les dio la razón sobre la tasa de basuras, cuando saben que la sentencia sólo se refería a las grandes parcelas, planteando que se redistribuya lo que pagan entre el resto de ciudadanos. O sea, que los que pagan menos, paguen más. Este sería el resultado de su gestión en un pueblo en el que más del 50% paga 35€, la cuota mínima. La sentencia está recurrida por el Ayuntamiento y por supuesto, aunque se perdiera el recurso, nunca se trataría de la cantidad que dicen, que es sobre el total, y no repercutiría en las arcas municipales. En cualquier caso, la tasa general fue modificada en algunos supuestos y tras ser publicada, no fue recurrida, por lo que en este momento es firme. Y lo saben.

Mienten a sabiendas, porque estuvieron presentes en todas las comisiones y plenos en los que se trató el tema de la empresa de limpieza y saben que la rescisión del contrato fue de mutuo acuerdo, por tanto el coste es cero y que dicha rescisión se aprobó en el pleno. No existe ninguna denuncia por incumplimiento de contrato y el PP de Godella también lo sabe. Por tanto, mienten. El nuevo contrato se adjudicó a aquella empresa que los informes técnicos valoraron como la adecuada.

También mienten sobre el aumento de la plantilla de trabajadores municipales. En el año 2007, según cifras oficiales publicadas en el BOP de 7 de febrero, durante la última legislatura del PP, había 89 trabajadores: 62 funcionarios y 27 laborales. En el 2010, publicado en el BOP de 16 de junio la plantilla total son 98: 65 funcionarios y 33 laborales, que han sido contratados como toca, a diferencia de lo que ellos hicieron. Se trata de 9 personas y no de 25 como aseguran en su escrito. Vuelven a falsear la realidad y lo saben.

Mentiras y miserias, porque saberlo, lo saben, pero creen que fingiéndose ignorantes, pueden sacar rédito de sus olvidos. Estos romanos que saben tanto de leyes, pretenden no saber lo que se vota en los plenos y en las comisiones, ni lo que se puede leer en los expedientes y dejan caer frases, ideas, cifras, que nada tienen que ver con la realidad, ni con la verdad. Si no fuera porque los conocemos y sabemos cómo son y por qué lo que hacen...diríamos que son legos o ignorantes en la materia.

Hay godellenses irreductibles que al leer su escrito, dicen: ¿Están locos estos romanos?

Invictus es el irreductible, el que permanece fiel a si mismo y a sus compromisos éticos. Invictus es el que resiste el dolor, la cárcel y las mentiras. Invictus es el que cree en lo que hace y en lo que dice y es capitan de su alma y resiste. Y los y las socialistas tenemos una experiencia de resistencia, contrastada en siglos. ¡Ah! y si además, conseguimos estar unidos, olvidando las diferencias, superando las distancias, no lo duden, la Comunidad Valenciana volverá a ser de izquierdas.
¡Pobre William Ernest Henley, el poeta que escribió Invictus, pobre Nelson Mandela, pobre John Carlin, el contador de historias, pobre Clint Eastwood! Si supieran que Blasco, para asustarnos, en una reunión de diputados del PP valenciano, utilizó sus palabras, su lucha por la libertad, su defensa de la verdad y de la vida, de la literatura y del cine social. Claro que peor hubiera sido que también estuviera de la Rua, el juez amigo de Camps.
Superamos las 19.000 visitas al blog, desde que pusimos el contador
el 14 de agosto de 2009
¡Gracias por leer nuestras informaciones, reflexiones, opiniones y divagaciones apasionadas!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada