29.3.10

MIGUEL HERNÁNDEZ, VIVE

El 28 de marzo, ayer, se cumplió 68 años del fallecimiento del poeta Miguel Hernández. Murió en la cárcel de Alicante en 1942 y nació un 30 de octubre de 1910, este año cumpliría cien años.


"Recordar a Miguel Hernández que desapareció en la oscuridad y recordarlo a plena luz, es un deber de España, un deber de amor. Pocos poetas tan generosos y luminosos como el muchachón de Orihuela cuya estatua se levantará algún día entre los azahares de su dormida tierra. No tenía Miguel la luz cenital del Sur como los poetas rectilíneos de Andalucía sino una luz de tierra, de mañana pedregosa, luz espesa de panal despertando. Con esta materia dura como el oro, viva como la sangre, trazó su poesía duradera. ¡Y éste fue el hombre que aquel momento de España desterró a la sombra! ¡Nos toca ahora y siempre sacarlo de su cárcel mortal, iluminarlo con su valentía y su martirio, enseñarlo como ejemplo de corazón purísimo! ¡Darle la luz! ¡Dársela a golpes de recuerdo, a paletadas de claridad que lo revelen, arcángel de una gloria terrestre que cayó en la noche armado con la espada de la luz!"

Murió en la cárcel con 32 años por ser republicano, pensador y poeta. Meses de encierro acabaron con esa luz de la palabra que iluminó su vida. Actos y homenajes recuerdan el centenario de su nacimiento. Pero aquí queremos recordar su muerte, consecuencia de una guerra civil que desterró y sumió en el silencio a lo mejor de la cultura de España. Lorca y Miguel se fueron para siempre y dejaron ese vacío extraño que el tiempo llena cuando podemos reivindicar su memoria.

Hace dos días leí en El País que se hizo un acto en la Universidad de Alicante en el que el Gobierno reconocía la injusta condena del franquismo al poeta. Allí estaban Mª Teresa Fernández de la Vega y los ministros de Cultura y Justicia con la familia del poeta y una numerosa representación de la Comisión para la recuperación de la Memoria Histórica de Alicante.

La declaración del gobierno destacaba que Miguel Hernández, poeta de la generación de 1936, fue un "defensor de la libertad y de los valores democráticos en momentos dolorosos de nuestra historia" e "ingresó injustamente en prisión el 4 de mayo de 1939 y fue condenado a muerte en virtud de una sentencia dictada, sin las debidas garantías por el ilegítimo Consejo de Guerra". La pena fue conmutada por la de reclusión mayor, pero Miguel falleció por los problemas de salud derivados de las terribles condiciones de la cárcel.

Recordamos a la gente en fechas señaladas, conmemoramos su nacimiento o su muerte y hablamos de su genio y de su obra, pero recordar a Miguel, recuperar su memoria es parte de una deuda histórica que saludamos con sus versos.

Miguel Hernández decía que la misión del poeta es conducir los ojos de las gentes a cumbres más hermosas. Hay un poema que siempre me ha impresionado "Eterna sombra" y del que os escribo las dos últimas estrofas:

Turbia es la lucha sin sed de mañana.
¡Qué lejanía de opacos latidos!
Soy una cárcel con una ventana
ante una gran soledad de rugidos.

Soy una abierta ventana que escucha
por donde va tenebrosa la vida.
Pero hay un rayo de sol en la lucha
que siempre deja la sombra vencida.

Hace tiempo en un post versos con sabor a libertad en el que hablaba del Taller de poesía de la cárcel de Picasent, recordaba a Miguel, un poeta que presidió las Juventudes Socialistas de Orihuela, un poeta del pueblo, que probablemente nunca leyó "El Capital" pero que supo transmitir amor e ideología en sus versos.
Joan Manuel Serrat, cuarenta años después de musicalizar sus versos, reivindica de nuevo su obra en su disco 'Hijo de la luz y la sombra', con el que conmemora el centenario de nacimiento. La Comisión Cívica por la Recuperación de la Memoria Histórica de Alicante ha rendido homenaje en el cementerio de Alicante a los/as más de 700 republicanos/as que fueron fusilados por el franquismo. Se han leído manifiestos y poemas en homenaje a Miguel Hernández. Un grupo de Facebook tiene el nombre del título, Miguel Hernández, vive, y es verdad, vive en nuestro pensamiento, porque sus palabras perduran.

Tristes armas si no son las palabras.

Tristes.Tristes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada